11-04-2018
Radiohead
Radiohead da una clase de rock en Santiago

fuente: latercera.com

La banda británica superó su debut de hace nueve años en la capital. El Estadio Nacional disfrutó de la categoría de un grupo maduro y a sus anchas repasando lo mejor de su discografía.

La noche es tibia y cargada, el cielo rojizo como de vieja película bíblica. El Estadio Nacional aguarda ansioso. Las luces se apagan y por los altoparlantes comienza ese fondo instrumental de tinte sinfónico titulado “Treefingers”, una especie de pasaje de Kid A (2000), el disco que nos advirtió que Radiohead se estaba despidiendo del rock tradicional y de las eventuales ataduras al mainstream, a la manera de un cohete a la luna hasta atomizarse en una sola unidad decidida a viajar por distintos contornos de la música contemporánea.

Radiohead en vivo se transfigura. A veces es una máquina de dance, otras un artefacto que recurre al jazz y la psicodelia para expresarse. Las guitarras funcionan a ratos como epicentro, otras la batería de Phil Selway reforzada con un percusionista empuja desde el fondo, mientras el bajo de un Colin Greenwood casi escondido dibuja líneas sinuosas.

Thom Yorke, por supuesto, es el rostro. Está más viejo. Su expresión surcado, la mirada asimétrica, los movimientos espasmódicos, la voz intacta, un espectáculo que concentra miradas pero no desborda porque Radiohead, dicho está, encarna una máquina que juega en equipo. Jonny Greenwood es un multiinstrumentista que toca como poseído la guitarra, como también busca delicadamente notas en un teclado o un tierno glockenspiel.

Stop. Rewind. El reloj apenas supera las 21 horas y el piano de “Daydreaming” del último álbum A moon shaped pool (2016) se alza como una enrededadera con voces que vienen y van como espectros. Los violines acechan y crecen hacia el final del tema. El público contempla los movimientos de la banda, como si apenas tocaran sus instrumentos mientras el sonido es nítido y preciso. La pantalla gigante ovalada aún no se activa, las luces solo juegan entre blanco y negro para luego mutar como luciérnagas. Cuando la voz de Yorke hace una pausa la gente aplaude instantáneamente.

En “Ful stop” el fondo del escenario se activa. El líder coge un pequeño teclado. Los bajos zumban, la agente agita su cabeza, y en el Estadio Nacional el público chileno baila con una de las bandas más tristes del planeta. El cielo rojo se ha ido y asoman las estrellas.

Llega “Airbag”. El percusionista extra -Clive Deamer, quien ha colaborado con Portishead- marca el tiempo, el bajo que entra cruzado y perfecto a la vez. La armonía fúnebre de la voz de Thom Yorke es estremecedora mientras Greenwood arranca feedback y se agita sobre la guitarra. “Myxomatosis” corre a dos baterías, las imágenes se tornan hipnóticas y la música coge ritmos psicodélicos. La banda entra en una fase donde demuestra cómo dominan el sonido desde distintos ángulos. A ratos ni Jonny Greenwoood y Ed O’Brien se ocupan de sus guitarras, sino de los efectos moviendo perillas como químicos en laboratorio.

El concierto se expande y estamos ante una clase de rock genuinamente progresivo. No se trata de suites de largos minutos ni acrobacias instrumentales, sino de la construcción de distintos pasajes bajo una técnica de collage sonoro detallista y precisa.

En “Pyramid song”, Radiohead se transformó en una banda de jazz espacial. El público no se resiste y corea a todo pulmón acompañando a Thom Yorke en el piano. La entrada fenomenal de la batería marcando un pulso que viaja en cámara lenta fue sencillamente exquisito. Se acaba el tema y el vocalista se lleva el índice a la boca pidiendo silencio. Ante algunos gritos aislados hace “¡schh!” y la gente obedece. Arranca “Let down”, un clásico en el top tres de las mejores canciones de Ok Computer (1997). La interpretación es sencillamente soberbia, las voces entrelazadas de Yorke y O’Brien en el coro, el estadio siguiendo como uno solo. Definitivamente, uno de los momentos de la noche.

Sigue otro clásico para los nostálgicos de la primera época como “Street spirit (fade out)” de The Bends (1995), y luego Greenwood hace percusiones en “Bloom”. Colin Greenwood, siempre piola, deleitó con las líneas de bajo de “Identikit”, como el estadio nuevamente hizo karaoke hasta llegar a los gritos al turno de “Weird fishes”, ánimo que siguió en “2+2 = 5” con el Nacional completo haciendo palmas.

Hacia el final, en el segundo encore, el público se emociona por enésima instancia esta noche con “Paranoid android”. La tristeza, una vez más, hace bailar a los chilenos.

05-03-2018
Wayne Hussey
La histórica voz de The Mission regresa a Santiago en mayo

fuente: latercera.com Wayne Hussey, ícono del rock gótico inglés, repasará sus cuatro décadas de carrera en Bellavista.

El fundador y vocalista de la legendaria banda The Mission, Wayne Hussey, volverá al país el domingo 13 de mayo para presentar un recital en formato electroacústico en el Teatro Coca-Cola City de Bellavista.

Además de éxitos de la banda, como Severina y Wasteland, el inglés interpretará temas que grabó junto a The Sisters of Mercy y de sus dos trabajos en solitario, Bare (2009) y Songs of candlelight and razorblades (2014). Hussey suele incluir también covers que influenciaron su carrera grupal, como The Cure, David Bowie y Depeche Mode.

En 2014 fue su último paso por Chile junto a The Mission, como parte de la celebración de los 21 años de la discoteque Blondie. Pero sus visitas no han estado fuera de la polémica: en 2002, en el segundo show que la banda realizaba en el país, Hussey tuvo que subirse solo al escenario del mismo antro capitalino, debido a que Craig Adams, bajista del grupo, abandonó la gira de improviso, situación recurrente en la historia de la agrupación.

La carrera de Hussey se inició cuando se unió a la banda de synthpop Dead Or Alive. Luego de dejar la formación en 1984 se integró como guitarrista a The Sisters Of Mercy, donde conoció al bajista Craig Adams. Ambos, más tarde, abandonaron el grupo para crear The Sisterhood, que luego cambió su nombre a The Mission.

Así, formaron parte de la segunda camada de rock gótico británico que llegó a fines de la década del 80, para transformarse luego en una institución del género con doce álbumes de estudio. Hoy, luego de 32 años de trayectoria, marcada por separaciones y reencuentros, la banda sigue vigente. Su último trabajo, Another fall from grace (2016), fue producido por el mismo Hussey y cuenta con invitados como Martin Gore (Depeche Mode) y Ville Valo (HIM). Lejos de las innovaciones, el grupo se queda en el clásico sonido gótico y eso es lo que el cantante trae en este show para fanáticos.

Las entradas se pueden adquirir desde hoy a partir de las 11 de la mañana a través de Puntoticket, en tiendas Hites y Cinemark. Los valores van desde $22 mil a $35 mil.

10-01-2018
David Bowie
2 años sin el Duque Blanco: El legado de David Bowie que se vuelve a celebrar

fuente: lahora

Dos años después de su muerte, el icónico artista es recordado con un documental, un demo inédito y hasta un club de lectura.

En la escena final de The last five years, el documental que retrata los últimos meses antes de su sorpresiva muerte, David Bowie lanza una broma respecto a su legado muy en la tónica de su humor británico. “Me encantaría que la gente creyese que llevé unos peinados realmente guapos”, plantea el cantante entre risas.

Pero pese a las expectativas del Duque, su recuerdo hoy, justo cuando se cumplen dos años de su fallecimiento, está lejos de limitarse a su cabello. De hecho, el filme póstumo, que fue estrenado en enero de 2017 por la BBC, se puede ver desde el lunes 8 de enero a través de HBO, en una movida que busca refrescar a nivel masivo la imagen del que fue uno de los artistas más influyentes del siglo 20.

Y esto no se limita al campo audiovisual. El mismo lunes, día en el que el icónico músico hubiese cumplido 71 años, Parlophone Records publicó en plataformas de streaming como Spotify un demo hasta entonces inédito de Let’s Dance. La desconocida versión de la canción que Bowie grabó junto al guitarrista de Chic Nile Rodgers, y que terminó popularizando el disco homónimo que lanzó en 1983, da a conocer un sonido más crudo y un espíritu incluso más festivo que el ya conocido, lo que se comprueba en las risas que se le escuchan al hombre de Starman hacia el final.

Bestia de la lectura

Fuera de su obra, el segundo aniversario de la muerte de Bowie también alcanzó una dimensión familiar: lejos de lamentarse, Duncan Jones, el hijo del inglés, organizó un club de lectura en su honor.

“Mi papá era una bestia de los libros”, escribió el también director de cine en Twitter, junto con una invitación a unirse con el libro Hawksmoor de Peter Ackroyd, que será comentado en la misma red social el 1 de febrero.

21-11-2017
Morrissey
Morrissey arremete contra los inmigrantes: “Quiero que Alemania sea alemana y que Francia sea francesa”

fuente: http://culto.latercera.com

El ex vocalista de The Smiths dio declaraciones que se oponen a la creciente multiculturalidad en Europa y acusó a Angela Merkel de desperdiciar la cultura alemana.

Los últimos días, Morrissey ha estado en el centro de la polémica tras relativizar las acusaciones de acoso sexual que caen sobre Kevin Spacey y Harvey Weinstein. El ex The Smiths sigue dando que hablar, pero esta vez, en un ámbito diferente.

Las políticas de inmigración son un tema recurrente en Europa, y el músico británico no se restó de la discusión al decir que la creciente multiculturalidad está “ahogando la identidad de la naciones”.

Fue en entrevista con el diario alemán Die Spiegel -el mismo en el que se refirió a los casos de acoso- que el cantante dijo: “Quiero que Alemania sea alemana. Quiero que Francia sea francesa. Si intentas que todo sea multicultural, al final no tendrás ninguna cultura. Todos los países europeos han peleado por su identidad por muchos, muchos años. Y ahora solo la desperdician. Creo que eso es triste”.

Posteriormente, se le consultó respecto a las políticas instauradas por la canciller alemana Angela Merkel y si la ve como “madre” de Europa, a lo que respondió: “Bueno, es suficientemente inteligente para no decir mucho. Se mantiene en silencio, lo que es interesante. Pero estoy triste porque Berlín se ha vuelto una capital de la violación… por las fronteras abiertas”.

El medio británico Express, contrasta los dichos de Morrissey con las recientes estadísticas en el país germano. De acuerdo a los últimos análisis, la cantidad de violaciones disminuyó en un 6% en Alemania, e incluso se mantienen más bajos que en Reino Unido, Suecia y Estados Unidos.

20-09-2017
New Order
New Order anuncia un acuerdo completo y final con el ex bajista Peter Hook

fuentes: neworder.com, concierto.cl, jenesaispop.com, indiehoy.com

La guerra entre Peter Hook y los últimos New Order que, ojo, tras la decepción de ‘Lost Sirens’ y sobre todo el disco que firmaron como Bad Lieutenant, convencieron a la crítica y a sus fans con su último disco, ‘Music Complete’, ha terminado. Evidentemente, el que fuera mítico bajista de Joy Division y también de New Order Peter Hook, no se encontraba muy a gusto con la idea de que New Order siguieran usando el nombre de la banda sin él sin pagarle más de lo que ya hacían (les reclamaba 2 millones de libras)… y ellos tampoco con que Peter usara el nombre de las bandas en sus giras.

En 2011, con el regreso de New Order, los integrantes de la banda desarrollaron una empresa para gestionar los derechos de las canciones, cortando toda relación con el sello Vitalturn y con Peter Hook, ex bajista del grupo, que abandonó la agrupación en 2007, quien en 2015 tomó cartas legales en el asunto, reclamando una suma millonaria.

Ahora, la banda emitió un comunicado en su página web oficial, donde notifican a sus seguidores que ya han logrado llegar a un acuerdo económico con el músico. El abogado de Hook había declarado que todo esto le había costado a su cliente una suma cercana a los 3 millones de libras, si bien no se especificaron números relacionados a este arreglo final.

New Order anuncia que hoy se ha llegado a un acuerdo completo y definitivo en las disputas de larga duración con su ex bajista Peter Hook.

Las disputas se basaron en el uso por parte de Hook de varios activos de New Order y Joy Division en merchandising y en la promoción de espectáculos de su nueva banda, y la cantidad de dinero que recibe del uso del nombre New Order por sus antiguos colegas desde 2011.

Los nombres de Joy Division y New Order significan mucho para muchos de los fanáticos, y la banda sintió la importancia de proteger el legado.

Con estos temas ahora tratados, Bernard, Stephen y Gillian pueden continuar haciendo lo que mejor saben hacer, hacer música y tocar en vivo.

loading...